viernes, 7 de julio de 2017

LO NATURAL...

Pues si, lo natural, lo natural de las cosas, lo natural de la vida misma, lo simple y natural de cada uno de nuestro ser; pero nos damos cuenta de las cosas que nos suceden así, de esa forma natural con la que cada día convivimos...pues no se, de hecho creo que vivimos más con su antagónico, lo antinatural.

El amanecer, sucede cada día, de hecho en la tierra no amanece ni anochece, es tan simple como natural todo lo que sucede en ese proceso. Nuestra tierra gira en torno a esa estrella que nos da la vida, lo hace de una forma natural, nadie se para a observar si está ocurriendo o no, simplemente ocurre, simplemente es natural. El sol nos alimenta, nos da la vida, y no pide nada a cambio, sólo sucede, desde siempre lo conocemos así....

Nuestro amanecer vital, nuestro nacimiento en este mundo sucede de igual forma, es natural, es un proceso que ha necesitado tantos miles de años en evolucionar que se ha convertido en algo natural, precioso, pero natural....tan sólo sucede. Y así es la vida, todo ocurre de esa forma, nacemos, crecemos, nos relacionamos y reproducimos, crecemos y envejecemos y entonce de una forma natural nuestra vida se apaga, volvemos a la tierra que nos vio nacer, pero siempre es así?... NOOO, no siempre es así, hasta ese momento no hemos valorado lo que somos, la naturalidad que nos rodea no es importante, no lo es hasta que se rompe. De repente vemos como suceden casos de pequeños que nos dejan, de repente su vida se apaga de una forma antinatural, y es entonces cuando nos damos cuenta de lo que vale lo que no valoramos. 

Es por esto que debemos saborear la vida de una forma mucho más intensa, ya que no valoramos lo suficiente lo que por naturaleza se nos ofrece; tan sólo hasta ese momento, el que deja de ser natural y se convierte en INNATURAL.