martes, 7 de julio de 2009

me ratifico, no me gusta la playa............

y veras no quiero confundir a nadie con esta afirmación ya que me encanta el mar, pero no me gustan nada las aglomeraciones, el sol de las tres de la tarde y en fin no me gusta el concepto que tenemos adquirido cuando escuchamos, "este fin de semana me voy a la playa".

Lo que pienso no es algo nuevo para mi ya que siempre he pensado igual, pero lo de este fin de semana ha sido la caña.........os cuento:

El viernes pasado todos se fueron de camping a Torredelmar y debido a mi trabajo yo no pude hacerlo hasta el sábado a las nueve de la noche. Cuando llegué serían aproximadamente las diez y media, corria una brisa que venia del mar muy agradable, que agusto eh, pues ahí va eso; si no te gustan las aglomeraciones había un atasco de mil demoniosen la Avenida que daba al paseo y en el mismo. Tarde en cruzar menos de un kilómetro mas de media hora, y yo pienso.... "la gente están de vacaciones, vienen de la ciudad y no se les ocurre más que subirse en el coche para colapsar el pueblo, se ve que echan de menos la rutina y el agobio diario".
Ya que consigo llegar a la puerta del camping, "ahora aparca", mira que es grande aquello, pues no hay donde dejar el coche. Después de un rato de dar vueltas encuentro un descampado y allí me meto y claro, sal corriendo que eran más de las once y allí estába el gorrilla de turno para cobrarte, "so cabrones vosotros no os vais a dormir", ahora que de ese me libre.

¿Y la noche?, bestial macho, peor no podía a ver sido. Toda la noche tirado sobre un colchón de plástico en el suelo que pega un calor que no veas y que para colmo con una forma que como te movieses un poco te echaba fuera, "no veas con que dolor de espaldas me levante, todavía me dura"; y de sombras muchas, pero nada mas salir el sol encima de la tienda donde yo aun intentaba dormir, tocate los huevos.

¿Vamos bien verdad?, pues nada todavía no hemos acabado. Mi cuñado, muy buena gente por cierto, no se le ocurre otra cosa que plantear ir a comer al Palo. Verás esta es una playa donde hay un megachiringuito de cuatrocientos metros cuadrados y con un camarero por cada metro pegandote voces......"¡llevo boquerones, boquerones!....", otro dice.."¡pulpo frito, pulpo frito!"...., "¡almejas en salsa!", bueno cada camarero grita a los cuatro vientos, o mejor a tus dos orejas; otro te pone una pepsi casi churra en un mini vaso sin hielo y al final otro te grita..¡yo cobro!, te cuenta los platos, que por cierto cada uno vale siete euros, y las bebidas, y te pega una clavá que te deja listo. Y decir que por supuesto nos perdimos para encontrar el sitio, que tuvimos que meter el coche por sitios que fisicamente parecía imposible y que el aparcamiento ya imaginais; que hacía un calor sofocante, que no podías moverte porque metias el codo en el plato de la mesa de al lado y que para colmo el olor que se respiraba era una mezcla entre la de los espetos, la leche de coco y el sudor de los camareros.........."vamos pa´ repetir".

Y ahora viene lo mejor, si señor, y es cuando llegámos a nuestro pueblo y nos encontrámos con el vecino y nos pregunta:
-¿ y el fin de semana que, bien no?
........y nosotros contestamos........
-oye de escándalo, el camping perfecto sin agobios y lleno de sombras, las playas estupendas, "es decir el agua fría y asquerosa, la arena ardiendo, bueno las piedras",......además nos ha hecho un tiempo estupendo, "ya se ve que vienes quemado que de ahí sale un nuevo tipo cáncer de piel"..... y te voy a decir una cosa, todo esto por cuatro duros......"me cago en la puta que era lo que me faltaba por oir"..............................

.................pero verás todo esto se ve que está estupendo, ya que le gusta a tanta gente, así que yo soy el raro, y si soy el raro porque me ratifico............
"NO ME GUSTA LA PLAYA"........